jueves, junio 11, 2009

Viajes y cócteles

Que me digo yo para mis adentros que hay que ver lo bonito que es el viajar. Y eso mismo pensaron los organizadores del Lilec de este año, que le dedicaron la edición. El libro y el viaje. Los libros de viaje. Libros sobre viajes. Un viaje de libros. Un asunto que siempre ha ocupado tres o cuatro lejas de mi estantería billy. Cosa que no está mal para no ser una obsesión. La cuestión es que, aquellos días, conocí a dos escritores, duchos en el arte de las letras y el kilometraje: Javier Reverte y Sergi Bellver. Buena gente que camina (y escribe). Sergi ha colgado en su blog un texto altamente recomendable sobre su experiencia en Almería, titulado Fogonazos (otras formas de país). Y hay que leerlo. Yo he cometido el exceso de confianza de copiar y pegar aquí un fragmento:

"Le digo a Miguel Ángel Muñoz, con el pescado en el plato y los libros en la conversación, que podrían empalmar un AVE y hacerlo volar por el puente del mineral (que para eso son los pájaros), mar adentro, como a un convoy de manga japonés. El infierno (el que forjan las miserias humanas) también está en Almería, o eso viene a decir Juan Manuel Gil mientras cena y se irrita (el tipo tiene gracia hasta cuando se cabrea) hablando de los despropósitos políticos que han convertido El Alquián en la boca del Hades. Javier Reverte y todos los demás hablamos de viajes, de libros y de las formas de comer pescado con las manos. Ana Santos y Pedro Miguel (gracias otra vez), el señor Curri (Antonio García Fernández para las solapas), Oscar, la novia del hijo del pescador-relojero (hay algo de artesano judío, de pescador galileo y sabio, en ese don para dejar limpia cada raspa), el violinista, una Nausica repentina en la Rambla, tres o cuatro Circes, dos niños en las casetas del LILEC, algunos alumnos sedientos que con su curiosidad pueblan el taller de vida, Javier Reverte (no confundir con ningún académico pescador de truchas: este es un hombre humilde y cercano), la piedra caliente de las fachadas, el café americano, las jibias, la solana espabilando mi pellejo por el paseo marítimo, cierto remedo de mis retazos alicantinos de infancia, cierto rumor de Eixample, cierta nostalgia de los otros que también fuimos (en otras vidas, tal vez) me deslizan en la mochila un lastre amable: otro lugar en el que no sentirse extranjero."


Abrimos la coctelería de verano: 9/10 Dry gin, 1/10 Vermouth seco, 1 Aceituna, Copa Cóctel.

17 comentarios:

Antonio dijo...

Buen texto. Tienes gracia hasta cabreado: Creo que no le falta razón. Saludos.

Juan Manuel Gil dijo...

amigo antonio, no sé yo, no sé yo. mira que la malaleche se me da tela de bien. saludos. y sí: buen texto.

Sergio dijo...

En agosto iré a Almería. He alquilado una casita mínima en Las Negras. Me alegro de haberlo hecho. Y más después del artículo de Sergi. Hasta entonces visitaré esta casa, para ir abriendo boca. Saludos, nadador.

Juan Manuel Gil dijo...

amigo sergio, si te has alquilado una casa en las negras, tienes cosas que celebrar. mientras llega ese momento: la casa del nadador.

coño, me ha salido un anuncio radiofónico.

Anónimo dijo...

Piscina + coctelería. ¿Qué queremos más?

Andrew dijo...

Maravillosa esa descripción poética de nuestro cable inglés.. Supongo que en tu razonable cabreo darías buena cuenta de la cantidad de años que llevan restaurándolo y los numerosos proyectos acojonantes que nuestros queridos políticos han ido anunciando y anunciarán por los siglos de los siglos.. Ya lo dice el dibujante de Almería Actualidad en una de sus viñetas, es algo así como: año 1992, obras de remodelación; año 2001, obras de remodelación; año 2009, peligro de desprendimientos..

Saludos.

Juan Manuel Gil dijo...

amigo anónimo, hombre, por pedir que no quede, pero, la verdad es que la cosa pinta bien, no?

amigo andrew, yo es que suelo centrarme en el binomio aeropuerto-gaseoducto. soy nativo de el alquián. pero sí, al cable inglés hay que hincarle el diente ya.

Jaime Ramírez Morales dijo...

Delicioso cóctel. Alguien habrá dicho. Por cierto, lo del concurso para el ejemplar de Inopia era coña, o qué?

Juan Manuel Gil dijo...

amigo jaime, ese cóctel nunca falla. me da que ya lo sabes. lo del ejemplar de inopia es verdad verdadera. en breve.

coco dijo...

Hola , joder viajar mmmmm no deberían de costar dinero joder, y eso que yo me he perdido todo lo de mayo con mi viaje, hasta Javier Reverte!!!! que para mi es un clásico de libros de viajes. Bueno está claro que no se puede tener todo, por cierto juanma tu no te ibas a Berlín??? espero que lo cuentes ehhh y te des un paseo en bici por esos bosquecitos. Un saludo veraniego.

Juan Manuel Gil dijo...

amiga coco, me alegra tenerte por aquí. lo de berlín va a esperar unos meses porque tengo a la vuelta de la esquina un viaje al sur del sur. ya contaré aquí desde allí. espero que te pases más a menudo por esta piscina. y que me cuentes qué tal ha ido tu viaje de mayo.

LUZ dijo...

vaya!! cuanto tiempo hace que no me doy un baño por estas aguas y cuántas cosas me he perdido!! tengo que leer uno a uno los post, me huele que no tienen desperdicio. Por cierto muchas felicidades, a mí me queda poco pa cumplir los t...tr... los 30 uff!! me cuesta hasta escribirlo... no obstante espero poder celebrarlo, como siempre buenos amigos y la luz de la luna... no puedo pedir más. Y me adelanto para felicitarte el santo jeje.

Por cierto estamos de suerte en El Alquián, ya sabes que están arreglando la playa del Toyo y la de Costacabana?? van a echar arena y todo, con un poco de viento que haga se nos viene para El Perdigal, todo un lujazo....

Un saludo y buen verano.

Juan Manuel Gil dijo...

amiga luz, pues mal hecho. tú sabes que la natación es el deporte más completo. felicidades por tus tr, t, treinta. ya sabes que es la edad perfecta para volar, y no metafóricamente. no sabía lo de las reformas periféricas de el alquián. a decir verdad, suelo pasarme un día a la semana como mucho. me irrita ya casi todo. el aeropuerto, el gaseoducto, el asfalto... me estoy haciendo viejo. definitivamente.

LUZ dijo...

Lo sé Juanma lo sé, pero nunca hago caso de las buenas prescripciones. Nadar es bueno, y si es en este mar-piscina, yo diría que hasta terapéutico, lo haré más.Por los 30 no me felicites aún que me faltan 6 meses, así que me doy por felicitada por mis 29 (como buena sagitario presumida hasta la médula). De volar nunca he parado, pero solo con la imaginación. Este año me he propuesto París, pero solo he llegado hasta Barcelona, y aunque me vengo muy satisfecha, no me doy por vencida. En cuanto a lo de las playas, yo lo leí esta semana en el periódico, me pareció una ofensa en toda regla, por todos los dioses, el Toyo y Costacabana, y qué pasa con esa cosita que hay en medio y que se llama Alquián?? tienes mucha razón, da pena pasar por aquí, esto es el chernobil almeriense... pero no te irrites y ven más a menudo hombre, al final la esencia sigue siendo la misma... o tal vez no. Yo creo que no es vejez lo tuyo, no será nostalgia?

Un saludo ;-)

Juan Manuel Gil dijo...

felicidades, pues, por los 29. aunque parezca exagerado, yo casi ya no me acuerdo de qué hacía con esa edad. ay. ahora te toca volar cual golondrina de los pisillos de los sindicatos, sito en puerta de la iglesia. desde la ventana de casa de mi abuela las he contemplado horas y horas cuando era más niño todavia. sí, todavía más. creo que algo de nostalgia hay. porque por donde voy, y hable con quien hable, acabo saturándolo de alquianofilia vía intravenosa. algo habrá que hacer. y no quiero escurrir el bulto. si hay que "arremangarse", pues se "arremanga" uno. entre todos, digo.

Andrew dijo...

Lo de Almería es bastante irritante. Se han gastado y se siguen gastando los escasos recursos en El Toyo-Ciudad Fantasma en lugar de potenciar lo auténtico (Por cierto, el pescaíto de La Barraquilla, famoso en el mundo entero). Culpables nuestros queridos políticos, los de ahora y los de siempre, pero culpable también la sociedad almeriense. Hay que arremangarse en El Alquián y también en El Cortijo de el Fraile.

Juan Manuel Gil dijo...

amigo andrew, me centraré en lo bueno para no ofuscarme: el pescaito de el alquián es naturaleza avanzada.