domingo, mayo 31, 2009

De amaneceres

La cosa es tal que así: a las 5 de la mañana de este domingo nos hemos plantado en La Alcazaba de Almería. La idea era ver y sentir amanecer. Los amigos de La Alcazaba, la Asociación La Traiña y el Foro Ciudad han montado un pollo del copón. Yo no sé cuánta gente ha acudido, pero si no había más de quince millones de personas no había ninguna. La verdad es que ha sido una sorpresa mayúscula. Al principio, he accedido a ir a regañadientes y con legañas, pero después he deambulado en estado semicataléptico muros adentro. Pura magia. Nada igual desde que se inventó la chasquido nuclear de los petazetas. Cante, lecturas dramatizadas, comida, té imaginario, danzas hipnóticas, amanecer de otro tiempo y la psicofonía valentiana Perdimos las palabras a la orilla del mar. Esto último daba un poco de canguelo, la verdad, pero de eso se trataba, ¿no? Sinceramente, creo que ha sido uno de los actos más estremecedores y poéticos de cuantos he disfrutado en estos últimos tiempos. Así que el año que viene repetiré. Eso sí, una pregunta me horadaba el cerebro mientras hacía la peregrinación: ¿dónde se meterá toda esta gente el resto del año? En los recitales y presentaciones de libros ya te digo yo que no. Claro que, si yo fuera ellos, tampoco iría, qué coño.
.

Foto 1: María José Gázquez / Foto 2: Juan Manuel Gil

14 comentarios:

Julio Béjar dijo...

Me pareció una propuesta super original, atrevida, de las que hacen falta en Almería.

Un abrazo y nos vemos de amanecida el año que viene.

Juan Manuel Gil dijo...

amigo julio, doy fe de ello. ha sido espectacular. si yo tuviera que organizar algo similar, creo que me daría ansiedad. pero, al igual que ocurre con los minerales, la cosa cristalizó a la perfección.

Anónimo dijo...

Yo estuve y pienso, como Juan Manuel, que es digno de ser glosado en todos los libros, en todos los blogs. Me alegro que la cosa haya empezado en éste.
Joaquín.

Juan Manuel Gil dijo...

Gracias, Joaquín. Si escribieran un comentario cada uno de los que estuvieron allí, faltaba piscina.

Anónimo dijo...

Hay amaneceres y amaneceres. Y este que cuentas es uno de ellos. Tú me entiendes, ¿no?

Andrew dijo...

Querido Juanma, fueron 17 millones los asistentes según La Asociación de Amigos de la Alcazaba, y un millón y medio según La Asociación De Amigos Alienados Que No Miran La Magia De Las Cosas...

Lloro en la distancia de este Torremolinos de junio, me pierdo las mejores... Podrían coordinarse con ellos mismos y hacerlo más a menudo...

Saludos.

Juan Manuel Gil dijo...

amigo anónimo, no te voy a entender? pues claro.

amigo andrew, seguro que el verano nos reserva cosas buenas. vamos, eso espero, porque si no, ya me dirás. gracias por citar los datos exactos. a mí es que me suelen bailar los números.

Sue dijo...

Los amaneceres más bonitos del mediterráneo están en Almería. Y lo digo porque los he visto todos. Tengo certificado al respecto.

Juan Manuel Gil dijo...

amiga sue, yo no los he visto todos, pero te creo a pies juntillas. bienvenida. y gracias por pasarte por aquí.

Óscar Santos Payán dijo...

Cómo me gusta leerte, capullo

Juan Manuel Gil dijo...

amigo, a mí leerte y verte en almería.

LEO MARES dijo...

Yo es que soy más de atardeceres :-) Un abrazo

LEO MARES dijo...

Por cierto, hace poco pedí a la Biblioteca Infanta Elena de Sevilla que compraran un ejemplar de "Inopia" (siento no poder comprarlo, pero la crisis me ha empujado a las bibliotecas más de lo habitual). Siempre me hacen caso en la mayoría de los libros que "sugiero", pero no con este (ni con otro de un autor joven, también andaluz). Ellos se lo pierden, claro. Lo malo es que yo también por el momento. Cabrones... Seguiré insistiendo.

Juan Manuel Gil dijo...

amigo leo, los amaneceres siempre tienen un componente sufridor que hace que todo sea más grande: madrugar. en cuanto a lo de la biblioteca, se lo comunicaré a la infanta doña elena, que me consta que es una gran y atenta lectora de Inopia. que sepa cómo van las cosas en su biblioteca.

es curioso que estando como está protagonizada por el bibliotecario mateo garcés no la dejen entrar a una biblioteca municipal. suerte, amigo.